Gables Montessori Blog

Principios educativos fundamentales de la educación Montessori

Aunque el método Montessori se ha aplicado de formas distintas a causa de su popularidad, es posible encontrar al menos 8 principios fundamentales de este estilo pedagógico en base a la obra de la propia Montessori y a los desarrollos posteriores más populares.

  1. Aprendizaje por descubrimiento

La filosofía educativa de Montessori tiene un carácter marcadamente constructivista. Se entiende que las personas en general aprendemos mejor mediante el contacto directo, la práctica y el descubrimiento que a través de la instrucción directa. No obstante, determinadas materias, sobre todo a partir de los 6 años, requieren clases magistrales puntuales.

  1. Preparación del entorno educativo

En el método Montessori se utiliza un “entorno preparado”; esto significa que se procura que esté adaptado a las necesidades de los alumnos en función de su edad. Además debe propiciar el movimiento y la realización de actividades, estar limpio y ordenado, ser estéticamente atractivo y contar con elementos naturales como plantas dentro y fuera del aula.

3. Uso de materiales específicos

Uno de los componentes más importantes del entorno preparado montessoriano es la inclusión de determinados materiales que fueron desarrollados por la propia Montessori y sus colaboradores. Es preferible utilizar materiales naturales, como la madera, que otros más artificiales.

4. Elección personal del alumno

A pesar de que el entorno preparado conlleva limitaciones en el rango de actividades a las que pueden acceder los alumnos, éste sigue siendo mayor que el de la educación tradicional y durante la mayor parte del tiempo de clase se da libertad para escoger cualquier material, juego o contenido educativo de entre los que hay disponibles en el aula.

Montessori hablaba de “autoeducación” para hacer referencia a la participación activa de los estudiantes en su propio aprendizaje. En este sentido el rol de los profesores se relaciona más bien con la preparación, la supervisión y la ayuda, como veremos más adelante.

5. Aulas para grupos de edad

Un aspecto muy relevante del método Montessori es el hecho de que se recomienda que las aulas contengan un número elevado de alumnos y que estos tengan edades diferentes, si bien se dividen por grupos de edad a causa de las especificidades del desarrollo en cada periodo. Generalmente la separación se realiza en grupos de 3 años (por ejemplo de 6 a 9).

Esto se debe a que Montessori defendía que existen periodos sensibles en los cuales los niños tienen una mayor facilidad para adquirir unos u otros tipos de destrezas y conocimientos. Así, en la infancia temprana es importante desarrollar el lenguaje o los sentidos, mientras que el pensamiento abstracto se fomenta sobre todo a partir de los 6 años.

6. Aprendizaje y juego colaborativos

Puesto que los alumnos tienen libertad para escoger de qué forma se educan, con gran frecuencia decidirán colaborar con sus compañeros. Esto permite la tutorización entre pares, es especialmente relevante en relación al juego (que cumple funciones importantes en el desarrollo sociocultural) y debe ser promovido por el profesorado.

7. Clases sin interrupciones

Otro de los rasgos más característicos del método Montessori es la presencia de clases de 3 horas ininterrumpidas. Dado que se basan principalmente en la autodirección por parte de los alumnos, estos deberían aburrirse mucho menos que en la enseñanza tradicional; lo que se busca es favorecer el logro de un estado de concentración que potencie el aprendizaje.

8. Profesor como guía y supervisor

En el método Montessori el profesor guía el aprendizaje de los alumnos evitando obstaculizar su proceso de autoeducación. Así, sus roles se relacionan con la preparación del entorno académico, la observación de los niños para promover el aprendizaje individualizado, la introducción de nuevos materiales educativos o el aporte de información.

Read more

Según un estudio, la educación Montessori ofrece mejores resultados que los métodos tradicionales

Un estudio que compara los resultados de los niños en una escuela Montessori pública del interior de la ciudad, con niños que asistieron a escuelas tradicionales indica que la educación Montessori conduce a niños con mejores habilidades sociales y académicas. El estudio aparece en la edición del 29 de septiembre de 2006 de la revista Science (article full text). La educación Montessori se caracteriza por aulas de edades múltiples, un conjunto especial de materiales educativos, trabajo elegido por los estudiantes en bloques de tiempo prolongados, un entorno de colaboración con mentores de los estudiantes, ausencia de calificaciones, exámenes, instrucción individual y en grupos pequeños en habilidades académicas y sociales. . Más de 5,000 escuelas en los Estados Unidos, incluidas 300 escuelas públicas, utilizan el método Montessori.

La escuela Montessori estudiada está ubicada en Milwaukee y sirve a niños de minorías urbanas. Los estudiantes de la escuela fueron seleccionados para inscribirse a través de un proceso de lotería al azar. Los estudiantes que “ganaron” la lotería y se inscribieron en la escuela Montessori conformaron el grupo de estudio. Un grupo de control estaba formado por niños que habían “perdido” la lotería y, por lo tanto, estaban inscritos en otras escuelas utilizando métodos tradicionales. En ambos casos, los padres habían ingresado a sus hijos en la lotería de la escuela con la esperanza de obtener la inscripción en la escuela Montessori.

“Esta estrategia abordó la preocupación de que los padres que buscan inscribir a sus hijos en una escuela Montessori son diferentes de los padres que no lo hacen”, escribieron los autores del estudio Angeline Lillard, profesora de psicología de la Universidad de Virginia, y Nicole Else-Quest, ex graduada Estudiante de psicología en la Universidad de Wisconsin. Este fue un factor importante porque los padres generalmente son la influencia dominante en los resultados del niño. Los niños fueron evaluados al final de los dos niveles de educación Montessori más implementados: primaria (de 3 a 6 años) y primaria (de 6 a 12 años).

Venían de familias con niveles de ingresos muy similares (un promedio de $ 20,000 a $ 50,000 por año para ambos grupos). Los niños que asistieron a la escuela Montessori, y los niños que no asistieron, fueron evaluados por sus habilidades cognitivas y académicas, y por sus habilidades sociales y de comportamiento.

“Encontramos ventajas significativas para los estudiantes Montessori en estas pruebas para ambos grupos de edad”, dijo Lillard. “Particularmente notables son los efectos sociales positivos de la educación Montessori. Típicamente, el ambiente del hogar supera todas las otras influencias en esa área”.

Entre los niños de 5 años, los estudiantes Montessori demostraron estar significativamente mejor preparados para la escuela primaria en lectura y matemáticas que los niños no Montessori. También probaron mejor la “función ejecutiva”, la capacidad de adaptarse a problemas cambiantes y más complejos, un indicador del futuro de la escuela y el éxito en la vida.

Los niños Montessori también mostraron mejores habilidades en las pruebas sociales y de comportamiento, lo que demuestra un mayor sentido de justicia y equidad. Y en el patio de recreo, eran mucho más propensos a participar en juegos emocionalmente positivos con sus compañeros y menos propensos a participar en juegos rudos.

Entre los niños de 12 años de ambos grupos, los niños Montessori, en medidas cognitivas y académicas, produjeron ensayos que se calificaron como “significativamente más creativos y con estructuras de oraciones significativamente más sofisticadas”. Los estudiantes Montessori y no Montessori obtuvieron calificaciones similares en ortografía, puntuación y gramática, y no hubo mucha diferencia en las habilidades académicas relacionadas con la lectura y las matemáticas.

Esta paridad ocurrió a pesar de que los niños Montessori no fueron evaluados y calificados regularmente. En las medidas sociales y de comportamiento, los estudiantes Montessori de 12 años tenían más probabilidades de elegir “respuestas asertivas positivas” para hacer frente a situaciones sociales desagradables, como tener a alguien en una línea.

También indicaron un “mayor sentido de comunidad” en su escuela y sintieron que los estudiantes se respetaban, se ayudaban y se preocupaban por ellos. Los autores concluyeron que: “Cuando se implementa estrictamente, la educación Montessori fomenta habilidades sociales y académicas que son iguales o superiores a las fomentadas por un grupo de otros tipos de escuelas”.

Lillard planea continuar la investigación siguiendo a los estudiantes de ambos grupos durante un período de tiempo más largo para determinar los efectos a largo plazo de Montessori en comparación con la educación tradicional. También le gustaría replicar el estudio en otras escuelas Montessori y tradicionales utilizando un diseño prospectivo, y examinar si las prácticas específicas del método están vinculadas a resultados específicos.

Lillard es el autor de Montessori: La ciencia detrás del genio. Más información está disponible en: http://www.montessori-science.org/.

 

 

 

Read more

PRECAUCIÓN EN LOS PARQUES, DIVERSIÓN GARANTIZADA

Los niños necesitan divertirse lejos de casa y los parques pueden ser una buena opción para él, pero si no se toman en cuenta algunas medidas preventivas un momento de la diversión puede convertirse en un acontecimiento desagradable. Según la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de los Estados Unidos, las salas de emergencias reportaron 30.000 lesiones vinculadas a parques de atracciones en 2016. También hay incidentes reportados en parques zoológicos, parques infantiles y otros espacios, así que lo mejor es tener un amplio espectro de reglas para enseñar a los niños para que puedan disfrutar tranquilamente estando afuera. La mayoría de los accidentes se pueden prevenir siguiendo algunas pautas de seguridad sencillas.

 

  1. Enseñe a sus niños cómo jugar con seguridad. Al visitar un parque o cualquier lugar (como un museo) lea las reglas con ellos. Así aprenderán a prevenir por sí mismos.
  2. Recuerde que no hay mejores inspectores de seguridad que los padres. Si usted considera que no hay normas de seguridad o algunos paseos no están destinados a sus hijos (porque no corresponden a su edad, altura o por las restricciones de peso), simplemente no deje que entren en ellos.
  3. En los parques de diversiones, observe cosas como: instrucciones de seguridad registradas, comportamiento de los operadores, la posibilidad de detener el paseo si el niño se asusta y otros detalles importantes.
  4. Trate de evitar los trampolines, algunos especialistas dicen que caerse, estrellarse contra otros niños o saltar incorrectamente puede resultar en esguinces, fracturas y otras lesiones y afecciones graves de cabeza y cuello.
  5. Recuerde que los niños quieren tomar sus decisiones y asumir riesgos les permite mostrar coraje y destrezas físicas, por tanto deje que aprendan sus propias estrategias de manejo de riesgos siempre contando con el monitoreo cercano por parte de adultos.
  6. Si va a un parque nacional o bosque, planifique su viaje con cuidado. Involucre a toda la familia en los preparativos para el paseo. Enseñe a sus hijos a cuidarse, a estar alerta sobre los ruidos y animales y evitar las picaduras de insectos, picaduras y arañazos.
  7. En cualquier momento y en cualquier lugar los niños necesitan aprender cómo protegerse de los rayos del sol usando un sombrero, una camisa y un protector solar incluso en días nublados.
  8. Mantenga siempre la vigilancia en sus niños, tenga un plan de qué hacer si se separa o se pierde y enséñeles a no hablar o aceptar algo de extraños.
  9. Si la familia está visitando un parque acuático, tenga en cuenta la capacidad de natación de sus hijos y tenga cuidado con las atracciones tales como piscinas de olas y toboganes largos.
  10. Controle la comida y la bebida. Los niños deben estar hidratados todo el tiempo pero preferiblemente con agua, evitando bebidas que contengan cafeína y azúcar que sobreexcitan a los niños.
  11. Reconozca los signos de lesión: dolor de cabeza, náuseas o vómitos, mareos, fatiga, debilidad, o entumecimiento y hormigueo. Si el niño no está actuando como usualmente lo hace, usted debe detener cualquier actividad en el parque hasta que se recupere. No subestime los síntomas atípicos.
  12. tenga un plan para sacar a su familia del parque en caso de accidente, estallido de violencia, clima repentino o algo que pueda ser peligroso. Localice los mapas del lugar antes de que comience la diversión y compruebe las salidas disponibles “por si acaso”.

 

Read more

LOS NIÑOS QUE LE TEMEN AL AGUA

El miedo al agua es relativamente común entre los niños pequeños y en edad preescolar, y si no se aborda puede persistir durante toda la niñez. Muchos niños odian tener sus ojos mojados en el baño así que esta actividad simple puede ser una lucha verdadera. Algunos especialistas dicen que este tipo de ansiedad proviene del sentido de separación de los padres que experimentan los más pequeños, por lo que el resultado es un miedo generalizado a muchas cosas que pueden ser en algunos casos irracionales. También los niños no tienen la experiencia de vida para explicar las ocurrencias diarias o cómo las cosas funcionan así que en algunos casos un mal incidente en el agua podría ser el origen del miedo. De todos modos, las estrategias deben estar dirigidas a aumentar el sentido de control de su hijo, preguntar de qué tiene miedo y escuchar de cerca su respuesta. Algunos consejos como los siguientes pueden ayudar:

Al bañarse:

  • Coloque fotografías, objetos, imágenes en el techo o las paredes para distraer a su hijo y animarlo a que le vuelque la cabeza para que se enjuague.
  • Déle a su niño una pequeña botella de champú para que juegue y lave su propio cabello, haciéndolo parte del proceso.
  • Haga el baño un tiempo para la diversión, incluya los juguetes en el agua u objetos que puedan mojarse.
  • Pruebe la ducha en vez de la bañera, algunos niños se sienten cómodos con el spray de ducha.

En la piscina:

  • Prefiera piscinas calmadas. Algunos de ellos pueden ser abrumadores para algunos niños (atestados y ruidosos).
  • Respete los sentimientos de su hijo genuino ´ s y no lo obligue a ir más rápido de lo que es capaz. Sé paciente y no te pongas nervioso.
  • Busque ayuda, trate de entrar al agua con otro adulto que lo acompañe a usted y a su hijo.
  • Anime a su hijo cuando trate de superar el miedo, se le permitirá una deliciosa recompensa en estos casos.
  • Déle a su hijo la seguridad frecuente de que está a salvo.
  • Sea un modelo a seguir, aunque le tenga miedo al agua, nunca se lo cuente a sus hijos.
  • Nunca deje a su hijo solo aunque tenga miedo del agua, usted no sabe cuando le gustaría experimentar para entrar en ella.

 

Read more

UN HUÉSPED NO DESEADO CUANDO LLEGA EL FRÍO

Cuando viene el invierno y los cambios de temperatura es común que los niños empiecen a verse con las narices rojas, tengan tos, dolor de cabeza, pérdida de apetito, fatiga y en algunos casos fiebre leve. El frío y la gripe son huéspedes no deseados en el otoño y el invierno, pero son eventos desagradables que ayudan a construir la inmunidad, así que sea paciente y trate de tener en cuenta algunos consejos y recomendaciones.

 

El resfriado es causado por los virus y los niños pueden contagiarse de cualquiera, de los miembros de la familia, de compañeros de juegos o cuidadores, bien sea por contacto directo (besándose, tocando o sosteniendo las manos) o tocando algo infectado como juguetes, vasos u otras cosas. Algunos gérmenes pueden permanecer en las superficies durante muchas horas.

 

Los síntomas típicos del resfriado incluyen goteo o secreción nasal y estornudos, dolor de cabeza, dolor de garganta, pérdida del apetito, fiebre leve, tos e incluso fatiga. Pero en ese caso los niños están lo suficientemente sanos para jugar y mantener sus rutinas diarias. Sin embargo, eso depende del niño, cada persona reacciona de manera diferente, por lo que los padres deben estar alertas a todas las señales y síntomas. Es posible que sea necesario llamar al médico especialmente en el caso de los bebés menores de seis meses que pueden encontrar difícil respirar o tragar o pueden presentar fiebre, tos, estar más cansados de lo habitual o no querer alimentarse o jugar.

 

Si su hijo tiene los síntomas típicos y usted sabe que es, sin duda, un resfriado:

  • Prepárese para por lo menos para 8 días de cuidado, los resfriados duran generalmente cerca de 1-2 semanas.
  • Mantenga a su niño hidratado no lo presione para comer lo que no quiere.
  • Compruebe constantemente la temperatura de su niño, si es superior a 38.5 ° c es fiebre y antes de darle cualquier medicamento, pregúntele a su médico.
  • Hable con su médico antes de dar medicamentos o medicamentos a los niños y no dé más de lo que se recomienda.
  • Asegúrese de que su hijo duerma lo suficiente, recuerde que su sistema inmunológico está luchando contra los virus.
  • Enséñele a expulsar la mucosidad del tórax, anímelo a toser.
  • Recuerde que su hijo puede ir a la escuela si se siente bien, pero si no lo hace, que descanse en casa.
  • Mantenga su casa limpia. Los virus son resistentes y se esparcen en los juguetes, controles de la TV, llaves y otras cosas en la casa.

 

Y para evitar el resfriado:

  • Después de toser, lávese las manos si está enfermo o después de haber estado en contacto con alguien que tenga un resfriado. Enseñe a sus hijos a hacerlo.
  • Tanto como le sea posible, mantenga a niños y bebés menores de 3 meses de edad lejos de personas enfermas.
  • Enseñe a sus niños a cubrirse la boca cuando tosan.
  • Evite compartir cosas que han estado en contacto con personas infectadas.
  • Asegúrese de que su hijo/a tenga todas las vacunas recomendadas, que le ayudarán a prevenir algunas de las complicaciones de las enfermedades habituales de la edad.
Read more

LA NAVIDAD NO ES SOLO PARA LOS NIÑOS

La Navidad ya está aquí, es tiempo para celebrar, compartir con la familia y disfrutar de algunos días de relax. Es una época diferente del año, incluso para aquellos que no comparten los fundamentos religiosos de estas festividades. Los niños cuentan los días hasta que termina la escuela y los padres comienzan a pensar en los detalles especiales: regalos, árboles para decorar, actividades, eventos, comida y dónde pasar el día de Nochebuena. La planificación puede ser un poco estresante y es por eso que para muchos, Navidad y año nuevo han perdido su diversión. Por lo tanto el reto es volver a lo simple y ver esta época como un hermoso paréntesis para disfrutar y reconectarse con la gente amada y enseñar a los pequeños a verlo de esa manera. Aquí hay algunos consejos para estos días que no son sólo para los niños, sino también para que los padres disfruten:

Refresque sus tradiciones. Todos tenemos tradiciones familiares que nos traen buenos recuerdos, sin embargo, puede no ser tan divertido para los niños que no han vivido esas experiencias. Tal vez sea el momento de crear nuevos enfoques para esta temporada, hacer un inventario y descartar las tradiciones que no se ajustan a uno y a la familia. Invite a nuevos amigos a la casa, cambie las decoraciones o cree un nuevo menú para la cena del 24.

Navidad para todos. Considere que los adultos también merecen diversión, aunque los días festivos están orientados hacia los niños. No se trata sólo de organizar, planificar y agotarse al final del mes. Tal vez los padres pueden tomar algunos días libres fuera de casa u organizar una fiesta, o simplemente hacer alguna actividad que no sea necesariamente dedicada a los niños.

Busque lo simple. Enseñe a sus hijos que la Navidad no es sobre el regalo más grande o el más caro, se trata de conversaciones, risas y experiencias compartidas. Desarrolle sus propias tradiciones familiares que se adapten a usted y a sus valores. No se canse después de una cena o fiesta perfecta, prefiera cosas sencillas y lo que da felicidad a todos.

Tan divertido como un niño. ¿Cuál es su recuerdo navideño favorito de la infancia? ¿decorar el árbol y beber chocolate caliente? ¿decorar galletas de pan de jengibre? Encuentre esas cosas que usted amó y reconéctese con ellas. Ese sentimiento es el verdadero espíritu de estos días.

Planifique sus actividades y relájese. Olvídese de la perfección, eso no existe. Planifique lo que necesita y quiera hacer cada día. Esto le permitirá estar más relajado y divertirse más con lo que sea que está haciendo. Y recuerde, no son sólo las cosas divertidas las que hacemos lo que forma los recuerdos de Navidad, es la gente con quienes los hacemos.

Read more