Gables Montessori Blog

¿Cuánta comida es buena para su hijo?

Con bebés y niños pequeños, por lo general, puede dejar que ellos coman la cantidad adecuada en cada comida, siempre que usted solo les dé acceso a alimentos saludables.

Los bebés lloran para hacernos saber que tienen hambre. Cuando están llenos, dejan de comer. Las cosas se complican a los 2 o 3 años cuando los niños comienzan a preferir el sabor de ciertos alimentos, a rechazar el sabor de otros alimentos y a tener mucha variabilidad en cuánta hambre sienten. Pero aun entonces, lo mejor suele ser darles acceso solamente a alimentos saludables y permitirles decidir cuánto comer.

Es posible que le preocupe ver que su hijo come muy poco durante una comida. Los niños tienden a comer la misma cantidad de calorías cada uno o dos días si se les permite decidir cuánto comer. Pero el patrón de consumo de calorías puede variar de un día a otro. Un día, un niño podría comer mucho en el desayuno, mucho en el almuerzo y casi nada en la cena. Al día siguiente, el mismo niño podría comer muy poco en el desayuno, pero podría comer mucho en el almuerzo y en la cena. No espere que su hijo coma la misma cantidad de alimentos en cada comida y en cada refrigerio todos los días.

¿Qué sucede si tiene malos hábitos alimenticios? no estará bien alimentado, ni recibiendo las cantidades de nutrientes necesarias para un crecimiento y un desarrollo saludables. Esto puede llevarlo a tener un peso bajo o sobrepeso. Los niños mal alimentados tienden a tener un sistema inmunitario más débil, lo que aumenta sus posibilidades de enfermedades. Los malos hábitos alimentarios de un niño pueden aumentar el riesgo de  enfermedades del corazónpresión arterial altadiabetes tipo 2 o colesterol alto más adelante en la vida.

Ayude y apoye los hábitos alimentarios saludables de su hijo de la siguiente manera:

 

  • Coman juntos en familia con la mayor frecuencia posible. Haga de las comidas en familia un momento agradable y positivo. Evite hacer comentarios acerca de la cantidad o del tipo de alimentos que su hijo come. La presión para comer en realidad reduce la aceptación de los niños de alimentos nuevos o diferentes.
  • Elija alimentos saludables para las comidas de su familia. Los niños notan las selecciones que usted hace y siguen su ejemplo.
  • Haga que las horas para comer sean bastante previsibles. Coma aproximadamente a la misma hora todos los días y siempre en la mesa, aun para refrigerios.
  • Tenga comidas con suficiente frecuencia (por ejemplo, cada 3 horas para niños pequeños) para que su hijo no sienta mucha hambre.
  • Fuera de hablar y disfrutar el tiempo junto, no haga nada más durante las comidas: sin televisión ni otras distracciones.

 

 

 

 

 

 

Read more

COMO TRATAR LA GRIPE O INFLUENZA EN LOS NIÑOS

Aunque no existe una cura definitiva contra la gripe o resfriado común, los antibióticos ayudan a combatir las infecciones bacterianas, pero no tienen efecto con los virus. A continuación le presentamos algunos prácticos consejos para cuidar a su hijo durante el periodo de influenza:

  • Lo ideal es que los padres ayuden a sus hijos a sentirse cómodos, cerciórese de que obtenga más descanso y que beba abundante agua.
  • El médico del niño puede querer ver a su niño o pedirle que lo vigile de cerca, si no muestra mejoría asista a su pediatra de confianza.
  • Las gotas nasales de agua salada o solución salina ayudan a liberar las fosas nasales, permitiendo así el flujo de oxigeno constante. Puede aplicar entre 1 o 2 gotas en cada fosa nasal, esto con previa supervisión de un especialista.
  • Humidificador, también conocido como vaporizador, puede ayudar a mantener las secreciones nasales más húmedas y permitir que su hijo respire mejor. Colóquelo en la habitación cerca de su hijo (pero de manera segura fuera de su alcance) asegúrese de limpiar y secar el humidificador muy bien diariamente para evitar contaminación con bacterias o moho.

 

PARA ALIVIAR LA TOS:

 

  • Para niños de 5 a 11 años pruebe con una cucharadita de miel.
  • Para niños mayores a 5 años pruebe con caramelos para la tos, asegúrese de tomar en cuenta que su hijo pueda chupar un caramelo sin peligro.
  • Ungüentos Mentolados: frotar un poco sobre el pecho o parte delantera del cuello (área de la garganta) ayuda aliviar la tos para que pueda dormir mejor.

 

Por último y no menos importante, recuerda darle a tu hijo frutas  y jugos ricos en vitamina C  para ayudar a su sistema inmunitario a reposar sus defensas y combatir la gripe.

 

 

 

 

 

 

 

Read more

BENEFICIOS DEL CAMPAMENTO DE VERANO MONTESSORI

La teoría Montessori coincide en que, para asistir a un campamento cualquier edad en los niños es buena, y cuando son independientes sacan mayor provecho de esta experiencia. Por regla general los tres primeros días suponen un período de adaptación, nuevos amigos, reconocimiento del área, rutinas diferentes, comidas, la hora de dormir… todo cambia.

A unos les costará más que a otros, pero lo normal es que se adapten antes de que finalice el campamento de verano, aunque muchos padres elijan los campamentos de verano con la idea de reforzar sus conocimientos, la principal asignatura será la convivencia. Así que lo mejor es no preocuparse por el aprendizaje porque el hecho de que aprendan ciencia, arte, etc. es algo que llega por añadidura si los niños están disfrutando del campamento.

En los campamentos de verano Montessori la misión es que se diviertan, compartan y realicen actividades de esparcimiento que le permita a cada niño desarrollar su potencial. Para Gables Montessori cada niño asistente es importante, por ello ofrecemos un programa de actividades y diversión que comprende:

  • Artes y manualidades.
  • Proyectos de ciencias.
  • Juegos al aire libre.
  • Juegos acuáticos.

 

Este año escolar termina pronto, las inscripciones de verano están abiertas ya mismo, el campamento comienza este 10 de junio y finaliza el 2 de agosto. ¡Te Esperamos! Más información clic aqui.

 

Read more

La potencialidad de cada niño

 Una de las características que ha definido al Método Montessori, creado por la Italiana Maria Montessori a principios del siglo XX, fue que cada niño pudiera liberar el potencial que posee en alguna actividad, sin dejar de ser integral en cuanto a otras áreas o conocimientos. Claro está, se busca enseñar a los pequeños, con tareas y valores que puedan llevar a cabo desde temprana edad y que los moldeé o instruya de alguna manera en el proceso de convertirse en adultos.

Dentro del aula de clase, debe estar presente un ambiente adecuado para que el niño se sienta en confianza y libertad de aprender, un lugar donde se practique el cariño, respeto y la disciplina, donde a su vez los materiales didácticos a su disposición los escojan, gracias a su propio interés. Viendo de esta manera que el niño posee en si las capacidades para irse construyendo a sí mismo. El padre o el maestro, no es más que un guía, una persona que le facilitara las herramientas para su aprendizaje.

Gracias al ambiente donde se le dará la libertad de escoger, se facilitaran los conocimientos de lectura y escritura a la par con ciertas reglas y límites, que no son más que la observación hacia aquello que les interesó y el respeto hacia las actividades de otros compañeros, esos pequeños esfuerzos que serán muy significativos en su formación.

 Mientras se les va instruyendo en conocimientos generales, como los ya mencionados, al tiempo de estos terminados, si ellos desean jugar, dibujar, o llevar acabo otra actividad, están en la libertad de hacerlo, puesto si es su voluntad, eso debe respetarse.

 Tendrán un momento para compartir y conocer herramientas integrales, que les ayudaran a lo largo de sus vidas, al mismo tiempo se les dará la oportunidad de que aprendan por sí mismos, vayan creando independencia  y también que escojan que les gusta, que desean hacer para desarrollar su potencialidad en cuanto a esa actividad o tarea. Impulsarlos, y alentarlos no es más que nuestro deber.

 

Read more

El Ambiente Montessori

María Montessori describió el desarrollo del niño como “la adquisición progresiva de nuevas formas de independencia”. Cada aspecto del desarrollo natural del niño, desde que éste nace, son en sí conquistas de independencia que van siendo guiadas por las potencialidades interiores del infante, las cuales deben ser ayudadas por el medio ambiente, que a veces coarta o impide este proceso, en lugar de estimularlo y ayudarlo.

Estos procesos hacia la independencia del niño están ligados a su maduración fisiológica (funciones de maduración neurológica que ya vienen determinadas por cuestiones genéticas o congénitas).

El medio ambiente puede modificar  o entorpecer estos procesos internos, pero no los puede crear. Por tanto, la función del adulto es ayudar al niño a desenvolverse en un ambiente donde su desarrollo no se vea entorpecido, además de alentar su proceso de independización, es decir, dejar que el niño realice por sí solo actividades que sí puede hacer, a pesar de que a juicio del adulto no las pueda llevar a cabo.

El niño sólo puede desarrollarse por medio del trabajo, es decir, de experiencias directas con su ambiente, adquiriendo así nuevas habilidades y capacidades, que sólo pueden aflorar cuando el ambiente, adulto incluido, le brindan al niño libertad de acción y movimiento, de tal forma que el menor aumente su independencia, la cual no es estática, sino que es un logro continuo y permanente en la vida.

Un factor muy importante en la conquista de la independencia del niño es que éste desarrolle su capacidad de elección dentro de un ambiente preparado, es muy importante en la conquista de su independencia porque lleva el mensaje subyacente de que su persona, su opinión y sus necesidades son importantes, en lugar de dejar un estado de completa dependencia del adulto, al tomar decisiones por él, lo cual no le ayuda en lo absoluto, sino que lo confunde y lo mantiene en un estado de sumisión. La libre elección conduce al niño hacia la conquista de su independencia y ésta lo lleva gradualmente a la libertad.

En un ambiente Montessori, una de las funciones de la guía (que debe ser la misma de los padres en casa) es la de acompañar al niño en este proceso de volverse independiente, proveyéndolo de un ambiente preparado y estructurado que responda a sus necesidades de desarrollo, en otras palabras: “Ayúdame a hacerlo por mí mismo”.

 

 

Read more

Principios educativos fundamentales de la educación Montessori

Aunque el método Montessori se ha aplicado de formas distintas a causa de su popularidad, es posible encontrar al menos 8 principios fundamentales de este estilo pedagógico en base a la obra de la propia Montessori y a los desarrollos posteriores más populares.

  1. Aprendizaje por descubrimiento

La filosofía educativa de Montessori tiene un carácter marcadamente constructivista. Se entiende que las personas en general aprendemos mejor mediante el contacto directo, la práctica y el descubrimiento que a través de la instrucción directa. No obstante, determinadas materias, sobre todo a partir de los 6 años, requieren clases magistrales puntuales.

  1. Preparación del entorno educativo

En el método Montessori se utiliza un “entorno preparado”; esto significa que se procura que esté adaptado a las necesidades de los alumnos en función de su edad. Además debe propiciar el movimiento y la realización de actividades, estar limpio y ordenado, ser estéticamente atractivo y contar con elementos naturales como plantas dentro y fuera del aula.

3. Uso de materiales específicos

Uno de los componentes más importantes del entorno preparado montessoriano es la inclusión de determinados materiales que fueron desarrollados por la propia Montessori y sus colaboradores. Es preferible utilizar materiales naturales, como la madera, que otros más artificiales.

4. Elección personal del alumno

A pesar de que el entorno preparado conlleva limitaciones en el rango de actividades a las que pueden acceder los alumnos, éste sigue siendo mayor que el de la educación tradicional y durante la mayor parte del tiempo de clase se da libertad para escoger cualquier material, juego o contenido educativo de entre los que hay disponibles en el aula.

Montessori hablaba de “autoeducación” para hacer referencia a la participación activa de los estudiantes en su propio aprendizaje. En este sentido el rol de los profesores se relaciona más bien con la preparación, la supervisión y la ayuda, como veremos más adelante.

5. Aulas para grupos de edad

Un aspecto muy relevante del método Montessori es el hecho de que se recomienda que las aulas contengan un número elevado de alumnos y que estos tengan edades diferentes, si bien se dividen por grupos de edad a causa de las especificidades del desarrollo en cada periodo. Generalmente la separación se realiza en grupos de 3 años (por ejemplo de 6 a 9).

Esto se debe a que Montessori defendía que existen periodos sensibles en los cuales los niños tienen una mayor facilidad para adquirir unos u otros tipos de destrezas y conocimientos. Así, en la infancia temprana es importante desarrollar el lenguaje o los sentidos, mientras que el pensamiento abstracto se fomenta sobre todo a partir de los 6 años.

6. Aprendizaje y juego colaborativos

Puesto que los alumnos tienen libertad para escoger de qué forma se educan, con gran frecuencia decidirán colaborar con sus compañeros. Esto permite la tutorización entre pares, es especialmente relevante en relación al juego (que cumple funciones importantes en el desarrollo sociocultural) y debe ser promovido por el profesorado.

7. Clases sin interrupciones

Otro de los rasgos más característicos del método Montessori es la presencia de clases de 3 horas ininterrumpidas. Dado que se basan principalmente en la autodirección por parte de los alumnos, estos deberían aburrirse mucho menos que en la enseñanza tradicional; lo que se busca es favorecer el logro de un estado de concentración que potencie el aprendizaje.

8. Profesor como guía y supervisor

En el método Montessori el profesor guía el aprendizaje de los alumnos evitando obstaculizar su proceso de autoeducación. Así, sus roles se relacionan con la preparación del entorno académico, la observación de los niños para promover el aprendizaje individualizado, la introducción de nuevos materiales educativos o el aporte de información.

Read more