Gables Montessori Blog

COMO TRATAR LA GRIPE O INFLUENZA EN LOS NIÑOS

Aunque no existe una cura definitiva contra la gripe o resfriado común, los antibióticos ayudan a combatir las infecciones bacterianas, pero no tienen efecto con los virus. A continuación le presentamos algunos prácticos consejos para cuidar a su hijo durante el periodo de influenza:

  • Lo ideal es que los padres ayuden a sus hijos a sentirse cómodos, cerciórese de que obtenga más descanso y que beba abundante agua.
  • El médico del niño puede querer ver a su niño o pedirle que lo vigile de cerca, si no muestra mejoría asista a su pediatra de confianza.
  • Las gotas nasales de agua salada o solución salina ayudan a liberar las fosas nasales, permitiendo así el flujo de oxigeno constante. Puede aplicar entre 1 o 2 gotas en cada fosa nasal, esto con previa supervisión de un especialista.
  • Humidificador, también conocido como vaporizador, puede ayudar a mantener las secreciones nasales más húmedas y permitir que su hijo respire mejor. Colóquelo en la habitación cerca de su hijo (pero de manera segura fuera de su alcance) asegúrese de limpiar y secar el humidificador muy bien diariamente para evitar contaminación con bacterias o moho.

 

PARA ALIVIAR LA TOS:

 

  • Para niños de 5 a 11 años pruebe con una cucharadita de miel.
  • Para niños mayores a 5 años pruebe con caramelos para la tos, asegúrese de tomar en cuenta que su hijo pueda chupar un caramelo sin peligro.
  • Ungüentos Mentolados: frotar un poco sobre el pecho o parte delantera del cuello (área de la garganta) ayuda aliviar la tos para que pueda dormir mejor.

 

Por último y no menos importante, recuerda darle a tu hijo frutas  y jugos ricos en vitamina C  para ayudar a su sistema inmunitario a reposar sus defensas y combatir la gripe.

 

 

 

 

 

 

 

Read more

¿Qué tiene de particular esta metodología?

Primero: En esta metodología existen reglas y límites que no pueden ser traspasados de ninguna manera y son explicados clara y lógicamente a los pequeños. El guía nos lo recuerda a cada instante, pues se supone que cada individuo desde el momento en el que se le comentan por primera vez las reglas es el responsable de respetarlas.

 Segundo: Durante toda la jornada el guía permanece en el fondo del aula  observando, ayudando, presentando al niño los nuevos materiales que a él le han interesado o que piensa que les pueden interesar para acceder al conocimiento.

 Tercero: El guía interfiere en las relaciones entre los niños solamente cuando es absolutamente necesario.

 Cuarto: Cada niño decide si quiere trabajar de manera individual o colectiva. Sin embargo, hay momentos en los que se les sugiere a los estudiantes trabajar en compañía para observar temas de interés general.

 Quinto: Según la pedagogía Montessori, en las escuelas normales los niños reciben educación de manera frontal. Es decir, hay un maestro parado siempre frente de un grupo con integrantes de la misma edad, y éste se dirige a ellos de manera grupal, por lo que el avance en el conocimiento es colectivo.  Al ser así, algunos niños se quedan con algunas lagunas en su aprendizaje, bien sea por pena a expresar sus dudas o porque el maestro avanzó muy rápido sin darle tiempo de plantear sus inconvenientes.

 Como en  las instituciones educativas que tienen implementado el método Montessori  la meta es llegar a que cada alumno adquiera el conocimiento por sus propios métodos, entonces se manejan varios grados en la misma aula, ocasionando que convivan en el mismo salón alumnos de diferentes edades. Esto además, se da con el objetivo de que los niños más grandes ayudan a los más pequeños y los más pequeños recuerdan a los mayores conocimientos olvidados de otros años.

 Séptimo: Por último, es importante resaltar que el silencio y la movilidad son elementos muy importantes dentro de este modelo  educativo. Los niños pueden mover sus mesas, agruparlas o separarlas según la actividad de exploración que estén desarrollando y según ellos se sientan más cómodos.

Read more

¿Cómo se enseña y cómo se aprende en el método Montessori?

Uno de los principios fundamentales de la pedagogía Montessori es que  la escuela no es el lugar en el que el maestro transmite conocimientos, sino el lugar donde la inteligencia  y la parte psíquica del niño se desarrollan a través de un trabajo  libre con material didáctico especializado. En otras palabras, el aula es el espacio en el que el niño de manera autónoma decide a qué conocimientos acceder y de qué manera quiere hacerlo.

Esto, debido a que María Montessori sostenía que cada individuo tenía que hacer las cosas por sí mismo, porque de otra forma nunca llegaría a aprenderlas.  Según ella, “Un individuo educado continúa aprendiendo después de las horas y los años que pasa dentro de un salón de clase, porque está motivado interiormente por una curiosidad natural, además del amor por el aprendizaje”.

Read more